Consejos para reforzar tus defensas naturales

En los cambios de estación que tienen lugar en primavera y otoño, la naturaleza se prepara para afrontar cambios de luz y temperatura y así dar lugar a las dos estaciones más extremas del año: el verano y el invierno. Con la llegada del frío, los resfriados y las gripes están a la orden del día. El 54 % de la población española sufre uno o dos de estos episodios al año y, más del 21 %, sufre más de tres. Para intentar evitarlos, lo más importante es cuidar nuestras propias defensas naturales, sobre todo, cuando llega el frío y estamos más expuestos a las infecciones. Apunte nuestros consejos para reforzar su sistema inmunológico. Además de comer alimentos como frutas y verduras que aportan vitaminas y frutos secos y pescados que proveen buenos ácidos grasos esenciales, debe dejar de fumar y reducir, al máximo, el consumo de bebidas alcohólicas.

 

Hacer una depuración orgánica ayuda a despertar nuestra energía interior, conseguimos un cuerpo más resistente a estas patologías, nos aporta ligereza, vitalidad, bienestar y muy buen humor. Muchas enfermedades actuales se deben a la sobrecarga de tóxicos que nuestros órganos emuntorios no son capaces de eliminar eficazmente, ello da lugar a procesos inflamatorios en el entorno celular que van a dificultar y comprometer la labor de nuestro sistema inmune.

A parte de los consejos evidentes de evitar los tóxicos y los hábitos poco saludables, vamos a ir un poco más allá con unos sencillos consejos para depurar su cuerpo:

  • Coma alimentos poco cocinados y depurativos: Alcachofa, pomelo, apio, diente de león, cola de caballo, espárragos, manzana, limón…
  • Mantenga sanos su hígado, riñones y pulmones: Debe beber al menos 2 litros de agua al día, evitar la sal en la medida de lo posible, y consumir infusiones, por ejemplo té verde. Tiene que evitar el tabaco y el humo de los coches, y también los productos de limpieza tóxicos y los pesticidas. También deberá prestar atención a su respiración (que sea profunda y pausada) y hacer ejercicio aeróbico frecuentemente, nadar es un ejercicio ideal para mejorar nuestra calidad pulmonar. Por último, evitar el consumo excesivo de azúcar, alcohol, grasa saturada y carne.
  • Coma ajo. El ajo es el mejor alimento natural y la planta medicinal con mejores propiedades. Es un bactericida y antibiótico natural excelente y además regula la tensión, entre otras tantas propiedades. Ingerir 1 o 2 dientes de ajos en ayunas nos asegurará un organismo fuerte y resistente, y regulará problemas de hipertensión y exceso de colesterol.
  • Coma vegetales crudos o poco cocinados. Las verduras, frutas, germinados, semillas y frutos secos contienen enzimas y otras sustancias “vivas” que son imprescindibles para que podamos digerir el resto de alimentos y obtener los nutrientes necesarios para protegernos de la toxicidad. Además contienen antioxidantes que cotrarrestan a los radicales libres y retardan la oxidación de los tejidos.
  • Evite el estreñimiento, Puede recurrir a remedios naturales como por ejemplo consumir semillas de lino (puede añadirlas a su ensalada, a su yogur, a los cereales, o beber su infusión), levadura de cerveza, frutas y verduras frescas y poco cocinadas con alto porcentaje en fibra.
  • Anímese a probar una limpieza de colon. Aunque es normal la vergüenza y el reparo, una limpieza de colon (intestino grueso) puede suponer que su cuerpo elimine cientos de toxinas y residuos que le están intoxicando poco a poco y minando su salud, y además evita o cura el estreñimiento. No duele en absoluto y prácticamente cualquiera puede realizarse una limpieza de colon, al menos una vez al año y la sensación de pureza que se obtiene después es muy agradable.
  • Beba 1 ó 2 vasos de agua templada en ayunas. Ayudará a sus intestinos a recuperar su función. Repítalo antes de cada comida.

Los productos depurativos deben ser de producción ecológica, ya que si contienen restos de pesticidas o productos químicos tóxicos no cumplirán su función y serán contraproducentes. Tampoco han de ser caros ni muy sofisticados, ya que en la naturaleza existen muchas plantas y productos sanos y depurativos para nuestro organismo que no necesitan de más aditivos.

En resumen, mantener un estilo de vida saludable es una de las mejores estrategias para mantener el sistema natural de defensa del organismo fuerte y eficiente, por esto se recomienda no fumar, no tomar medicamentos sin orientación del médico, comer alimentos sanos, practicar actividad física de intensidad leve a moderada regularmente, mantener el peso adecuado, beber alrededor de 2 litros de agua mineral o filtrada todos los días, dormir de 7 a 8 horas por noche, exponerse al sol durante la mañana para conseguir producir vitamina D, evitar el estrés, mejorar la salud intestinal, combatiendo el estreñimiento y consumir bebidas alcohólicas con moderación. Estos hábitos deben mantenerse de por vida, no sólo en momentos en que la persona se encuentra enferma o que esté más débil pudiendo enfermarse con facilidad.

 

¿Cómo puede ayudar la quiropráctica?

Diversos estudios han medido los beneficiosos efectos que tienen los ajustes quiroprácticos sobre el sistema inmunitario. Cuando una persona se ajusta regularmente potencia el óptimo funcionamiento de su sistema nervioso; esto, a su vez, se traduce en un organismo más sano y un sistema inmunológico más fuerte y mejor preparado. Al fin y al cabo, la quiropráctica ayuda a que nuestro propio cuerpo sea nuestro mejor médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *