¿Cómo mantener una buena postura?

Una buena postura es esencial para una buena salud, pero solo somos conscientes de una mala postura cuando notamos los resultados de malos hábitos adoptados durante años. Una mala postura puede convertirse fácilmente en un mal hábito y causar o agravar dolores de espalda y de cuello. Pocas personas tienen una conciencia real de la importancia y necesidad de una buena postura. Afortunadamente, podemos controlar los principales factores que afectan a la postura y la ergonomía. ¡No es tan difícil como parece!

 

¿Por qué es importante una buena postura?

La postura corporal es tan importante como realizar ejercicio, comer bien, dormir lo suficiente o evitar el alcohol y el tabaco. Si cuida el resto de factores, pero la postura la deja de lado le resultará difícil sentirse bien físicamente. Una buena postura le ayuda a pararse, caminar, sentarse y acumular menos tensión en los músculos y ligamentos de apoyo cuando se mueve y levanta peso.

Ya que no existe una concienciación como si la hay en la alimentación o el deporte, en Natural Spine le acercamos las claves para evitar una mala postura y con ello los problemas que puedan aparecer.

 

¿Cuál es la postura correcta para estar de pie?

  • Mantenga las rodillas ligeramente dobladas.
  • Ponga su peso principalmente en las puntas de los pies.
  • Mantenga los pies sobre la anchura de los hombros.
  • Si usted tiene que permanecer parado durante mucho tiempo, cambie el peso de los dedos del pie a los talones, o en un pie y luego en el otro.
  • Meta estómago.
  • Mantenga recta la cabeza. No empuje la cabeza hacia adelante, hacia atrás o hacia un lado.

¿Cómo sentarse correctamente?

  • No cruce las piernas. Los tobillos y las rodillas deben estar alineados.
  • Mantenga un pequeño espacio entre la parte posterior de las rodillas y la parte frontal del asiento. Al menos, dos terceras partes de los muslos deben estar apoyados en el asiento.
  • Las rodillas deben estar al mismo nivel de las caderas.
  • Los pies deben apoyar por completo en el suelo. Utilice un reposapiés, si no llega con los pies al suelo.
  • Relaje los hombros y mantenga los antebrazos paralelos al suelo.
  • El respaldo de la silla tiene que respetar las curvaturas de la espalda y contener el arco lumbar.
  • Evite sentarse en la misma posición largos periodos de tiempo. Haga descansos cada hora, es necesario levantarse del asiento.
  • La postura no tiene que ser siempre estática y tampoco forzada.

 

¿Cuál es la posición correcta para dormir?

  • Si duerme boca arriba lo mejor es que ponga una almohada no excesivamente alta debajo de sus rodillas, para que su espalda se apoye de forma natural en el colchón.
  • Si suele dormir de lado, coloque una almohada entre las piernas. Acuérdese de cambiar de posición de vez en cuando para no dormir siempre del mismo lado. Dormir de lado o boca arriba son las mejores opciones para evitar el dolor de espalda.
  • Evite dormir boca abajo.
  • En personas que sufran lumbalgias, la posición fetal es la recomendada para dormir. Doble las rodillas hasta que se encuentre cómodo. En este caso, también puede colocar una almohada entre las piernas que le ayudará a mantener la cadera, la pelvis y la columna vertebral alineadas, reduciendo así la tensión.
  • Para quienes padecen dolores cervicales, la posición adecuada para dormir es de lado o boca arriba. Además es recomendable utilizar almohada cervical para disminuir la tensión de la zona y así poder conciliar el sueño.

Además de la posición correcta para dormir, también es importante tener en cuenta:

  • Si comparte cama, esta debe ser lo suficientemente grande para que quepan cómodamente dos personas y puedan dormir bien.
  • La almohada que pone bajo su cabeza. No puede ser muy alta porque aumentará la tensión del cuello.
  • El colchón que utiliza. Si tiene más de ocho años es aconsejable que lo cambie puesto que los materiales se pueden deteriorar con el paso del tiempo.
  • ¿Colchón duro o blando? Siempre se había pensado que el colchón duro era el mejor para cuidar de la espalda, pero actualmente se sabe que la elección del colchón dependerá de las características de la persona, por lo que la edad, las condiciones físicas y también los gustos personales, podrán determinar cuál es el que mejor se adapta.
  • Colchón blando, es adecuado para personas de edad avanzada. En estos casos con un colchón blando se evitan los puntos de presión, beneficiando la circulación sanguínea.
  • Colchón con dureza media suele ser utilizado por personas con algún problema o alguna dolencia de espalda. En estos casos los colchones de dureza alta pueden ser perjudiciales y no proporcionarán un descanso confortable. La mejor opción en estos casos son los colchones de muelles con una ligera capa de acolchado viscoelástico. Aúnan firmeza y adaptabilidad.
  • El colchón duro está especialmente recomendado en personas con sobrepeso, niños y adolescentes (En esta etapa de la vida los huesos están creciendo y necesitan reposar sobre una superficie dura para evitar malformaciones). 

Por último le recordamos que un quiropráctico puede mejorar su postura y le puede ayudar con la elección de posturas adecuadas durante sus actividades, lo que permite reducir el riesgo de lesiones.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *