Tai Chi para los dolores de espalda

Hoy en día los problemas de espalda como escoliosis, cifosis, protusiones, hernias discales, artrosis… se están generalizando y cada vez hay mas personas que sufren dolor disminuyendo su calidad de vida e incluso, en casos mas agudos, desembocando en una incapacidad.

El Tai Chi es un antiguo arte marcial chino que se basa en la filosofía china del equilibrio del “chi” (energía vital). Los antiguos chinos creían que el envejecimiento y la enfermedad ocurren cuando el chi se ve obstaculizado por articulaciones apretadas o cerradas.

El Tai Chi se utiliza para “abrir” las articulaciones y permitir que el chi fluya por todo el cuerpo, se cree que ayuda a ralentizar el proceso de envejecimiento y restaura la vitalidad.

Recientemente se ha convertido en una forma popular de ejercicio recomendado para aliviar el dolor de espalda, debido a su enfoque en el movimiento lento y controlado, el equilibrio y la postura.

Con la práctica del Tai Chi se aprende a centrar la atención en la respiración con lo que adquirimos un mejor conocimiento de nuestro cuerpo, aumenta la flexibilidad y fluidez de los movimientos. Cada uno de los movimientos que se realizan en Tai Chi, permiten que la columna se flexibilice haciendo que músculos y tendones se estiren,  lo que evita bloqueos y contracturas.

Además los movimientos de Tai Chi tienen el propósito de corregir los movimientos inapropiados que se realizan diariamente y ayuda a volver a aprender la manera natural en la que nuestro cuerpo esta destinado a moverse.

Gracias al desarrollo de estas habilidades mejoramos nuestra salud en general y los problemas de la columna en particular.

5 Beneficios terapéuticos del Tai Chi sobre la columna y el aparato locomotor:

 

1- Al practicar Tai Chi mantiene la cabeza erguida de una manera natural. De esta forma, la columna se mantiene derecha favoreciendo con ello la alineación vertebral. Así evitamos la degeneración de las vértebras y permitimos la colocación correcta del sacro, ayudando a solucionar dos grandes problemas: el deterioro vertebral y el bloqueo sacro-cóxico.

2- La cintura es el volante que dirige el movimiento permitiendo que tanto el tronco como los brazos se muevan sin esfuerzo. Con este principio conseguimos que nuestras piernas sean fuertes. Con unas piernas fuertes la columna tendrá que soportar menos peso y por tanto permanecerá más ágil. Con una cintura flexible y relajada permite el movimiento circular tonificando la parte abdominal,  cuyos músculos ayudarán en la sujeción de la columna lumbar.

3- Los hombros deben quedar libres de tensión durante la ejecución del ejercicio. Si aprendemos a mantener los hombros y codos relajados estaremos fortaleciendo nuestra columna cervical evitando lesiones en esta zona, muy propensa a ellas no sólo por problemas propios de desgaste vertebral, sino también por problemas posturales normales en la vida diaria. Además, es en esta zona donde acumulamos mayor tensión nerviosa, por tanto si relajamos los hombros y los codos, relajaremos el cuello, evitando así la tensión y el dolor.

4- Los movimientos de Tai Chi, al ser continuos, redondos y fluidos estarán masajeando y relajando la espalda y las extremidades, al mismo tiempo que favorecerán la circulación sanguínea llevando oxígeno a cada zona de nuestro cuerpo, lo que mejora nuestra salud en general.

Los movimientos continuos, fluidos y relajados alivian tensiones musculares lo que reduce la exigencia sobre tendones y huesos. Esto fortalece los músculos de una manera suave, sin exigencias.

5- Para buscar la serenidad en el movimiento debemos trabajar la respiración para que sea profunda y relajada. Así también eliminaremos el estrés controlando las patologías que provoca en la espalda.

Practicando Tai Chi de forma regular obtendremos beneficios como la alineación vertebral, la mejora de los músculos paravertebrales, el alargamiento y fortalecimiento de músculos y tendones, la fijación del calcio en los huesos, una mayor oxigenación de las células a través de la respiración abdominal, un mayor control mental y relajación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *